Antes de iniciar la preparación de una sesión de fútbol, debemos tener en cuenta tres aspectos muy importantes. Son los siguientes:

 

  1. Momento de la temporada.
  2. Tipo de equipo que entrenamos y la categoría. (F7, F11, Preferente, etc)
  3. ¿Cuántos días a la semana entrenamos?

 

Una vez hemos realizado este pequeño análisis y hemos contextualizado el entorno de nuestro equipo, podremos empezar a planificar nuestra sesión de entrenamiento de manera eficiente.

 

CONTEXTUALIZACIÓN DE LA SESIÓN

 

En un microciclo con tres sesiones de entrenamiento, lo primero que deberemos tener en cuenta es en qué día de la semana nos encontramos y si estamos en un microciclo preparatorio o competitivo. De esta manera, orientaremos nuestra sesión hacia unos objetivos más determinados.

 

  • Sesión de entrenamiento nº1: Recuperación post partido.

 

Plantearemos nuestros objetivos en base a las necesidades más inmediatas que tiene nuestro equipo, como colectivo, y nuestros jugadores, de manera individualizada. Estos objetivos los plantearemos en base a la creencia que tendrá el cuerpo técnico. Es decir, no hay una fórmula para trabajar los objetivos, consignas y conceptos y son los miembros del cuerpo técnico los que deben analizar y decidir que es lo que deben trabajar y mejorar.

 

La competición es un factor que nos permite ver claramente que es lo que debe mejorar el equipo en lo individual y lo colectivo. Un equipo, como colectivo, está formado por muchos jugadores, a veces provenientes de sitios muy diversos, esto provoca la necesidad de desarrollar una base conceptual que sea sólida para todos los miembros del equipo y la cual todos los jugadores deberán adaptarse.

 

En resumen, la primera sesión de la semana nos debe servir para dar respuesta a todo aquello que queremos mejorar y aclarar esos conceptos que van a permitir al jugador saber qué tiene que hacer dentro del campo.

 

  • Sesión de entrenamiento nº2: Trabajar el modelo de juego

 

En la segunda sesión semanal nos dedicaremos a potenciar nuestro modelo de juego con conceptos ofensivos y defensivos (en otro artículo ya hablaremos de cómo diseñar un modelo de juego). Para planificar una sesión con estos contenidos deberemos tener claro distintos aspectos:

  1. ¿Cómo quiero que juegue mi equipo cuando tiene balón?
  2. ¿Cómo quiero que mi equipo defienda?
  3. ¿Cómo quiero que actúe mi equipo durante las transiciones?

 

Por último, y antes de diseñar el modelo de juego, debemos tener claro si disponemos de jugadores que tengan las características adecuadas para desarrollar nuestro modelo de juego.

 

Entonces, en base a todo esto diseñaremos tareas que nos permitan trabajar en base al modelo de juego de nuestro equipo.

 

  • Sesión de entrenamiento nº3: ¿cómo preparo la competición?

 

En esta tercera sesión, prepararemos al equipo de cara al partido del fin de semana. Es decir, realizaremos un plan de partido para que nuestros jugadores sepan qué es lo que queremos de ellos durante la competición y cómo lo vamos a realizar.

 

Para preparar esta sesión también deberemos tener en cuenta el rival al cual nos enfrentamos. En mayor o menor modo, dependiendo del grado de interés que pongamos en el rival (vendrá marcado por la situación en la clasificación), aunque esto no deberá afectar a nuestro modelo de juego. De todas maneras, como el fútbol está constantemente en movimiento y son todo cambios, se pueden ir realizando distintas modificaciones y adaptaciones de nuestro modelo de juego.

 

Planteamos tres aspectos que consideramos clave en está sesión de entrenamiento:

 

  1. Conocer las debilidades del rival -> ¿Cómo lo atacaremos?
  2. ¿Cómo quiero defenderme del rival? -> ¿Qué presión realizo y dónde?
  3. Acciones a balón parado.

 

ESTRUCTURA DE UNA SESIÓN DE ENTRENAMIENTO

 

Primero de todo, dividiremos la 1h 30’ de duración del entrenamiento en tres partes:

 

La primera parte consistirá en la parte de calentamiento/activación que no servirá para preparar las otras tareas y orientar al futbolista hacia lo que será el desarrollo de la sesión. En esta primera parte podemos trabajar desde objetivos técnico y tácticos hasta condicionales y socio-afectivos. Es decir, podemos diseñar un circuito con finalización que tenga como objetivo la mejora de aspectos condicionales y la técnica del tiro o pase hasta juegos que nos permitan cohesionar el bloque. En nuestro apartado de Ejercicios podréis seleccionar las tareas más adecuadas para vuestras sesiones.

 

La segunda parte de la sesión consistirá en la parte principal del entrenamiento. Diseñaremos tareas orientadas a los objetivos principales de la sesión teniendo en cuenta en qué día de la semana nos encontramos (tal y como hemos explicado anteriormente). Esta parte tendrá 3-4 ejercicios en función del timing planificado.

 

La tercera parte consistirá en la vuelta a la calma. Destinaremos los 5-10 minutos finales de la sesión. Consistirá en que los jugadores bajen pulsaciones. Durante esta parte podemos realizar estiramientos o simplemente hacer un feedback con los jugadores para recalcar los conceptos que se han trabajado durante la sesión.